Desde hace algo más de cuarenta años, vengo traspasando a figuras de plomo las influencias que libros, películas, ilustraciones e incluso "comics", han ido dejando en mí.

Las figuras que pinto, son en su mayor parte "miniaturas militares", ya que ha sido la Historia, especialmente la Antigua y Medieval, mi mayor fuente de "inspiración". Las escalas más frecuentes que utilizo, son las de 15, 25 y 28 mm. Son las mismas que utilizan los "wargamers", con los que coincido en la necesidad de representar grandes unidades en un mínimo espacio.

Los textos con que acompaño las miniaturas, en ningún caso pretenden ser exhaustivos, ni estudios sobre el período de que se trate. Sólo trato de comentar sucintamente, el ambiente (histórico o imaginario) en que se movieron las figuras representadas.

Animado por amigos y familiares, y especialmente por mi amiga Kirei (artífice además, del soporte técnico que podéis ver), me decido a mostrar públicamente parte de mi colección. Continuaré añadiendo entradas periódicamente.

Llevado de mi impenitente cinefilia, me permito en algún caso, recomendar títulos que pueden ampliar datos a los posibles interesados en los temas tratados.

Espero que os gusten "mis" figuras. Si se os ocurre hacer algún comentario, sugerencia o rectificación, no dudéis en contactarme.

Guerra Civil Americana - El Norte - Pieza artillera


No vamos a exponer aquí y ahora las múltiples razones por las que el bando vencedor en la fratricida Guerra Civil Americana, también llamada Guerra de Secesión (1861-1865), fue el Norte. Pero sí vamos a incidir en una de ellas: la inmensa ventaja de los "yankees" en producción industrial.

El Sur tenía ventaja en la producción agrícola, pero los cañones no se fabricaban en los campos de algodón donde sudaban de sol a sol los esclavos negros, sino en las fábricas del Norte. 


Durante toda la guerra fue manifiesta la supremacía artillera del Norte. Los ataques empezaban generalmente con un intercambio de cañoneo entre los bandos, lo que se ha llamado "duelo artillero"; y en estos casos, los "yankees" solían hacer más daño que el que recibían. Entre otras cosas, porque su reserva de municiones solía  ser más abundante y su abastecimiento funcionaba mejor. Otra vez la ventaja industrial.


En la célebre batalla de Gettysburg, el general Longstreet (mano derecha de Lee) tuvo serios problemas con este asunto de la munición para los cañones. Su jefe artillero le comunicó que si continuaban con el previo "fuego de ablandamiento" que estaban realizando contra la línea federal, se quedaría sin munición para apoyar el posterior avance de la infantería propia.  


Longstreet ordenó mantener el fuego, con el resultado de que cuando los regimientos rebeldes avanzaron, lo hicieron sin la protección de la artillería (ya no había munición). Y fue precisamente la artillería "yankee" la que acabó con la línea rebelde batallón tras batallón. Hay que indicar que los del Norte, habían recibido baterías de refuerzo con su correspondiente munición durante el transcurso de la batalla.


El cañón que podemos ver, corresponde al modelo "3-inch Ordinance Rifle" de 1861. Estaba fabricado íntegramente en hierro batido, lo que le dotaba de una resistencia al recalentamiento mucho mayor que sus antecesores de bronce. Tenía una gran potencia de fuego y fue copiado por otros fabricantes. Fue uno de los últimos cañones de avancarga. Al final del período, ya se habían impuesto otros modelos que se cargaban por la parte posterior, con el consiguiente aumento de la seguridad de los artilleros.


La batalla que hemos citado, está magníficamente detallada en la película del mismo título: "Gettysburg"  (Ronald F Maxwell, 1993).




Las figuras, de "Perry Miniatures". 28mm.