Desde hace algo más de cuarenta años, vengo traspasando a figuras de plomo las influencias que libros, películas, ilustraciones e incluso "comics", han ido dejando en mí.

Las figuras que pinto, son en su mayor parte "miniaturas militares", ya que ha sido la Historia, especialmente la Antigua y Medieval, mi mayor fuente de "inspiración". Las escalas más frecuentes que utilizo, son las de 15, 25 y 28 mm. Son las mismas que utilizan los "wargamers", con los que coincido en la necesidad de representar grandes unidades en un mínimo espacio.

Los textos con que acompaño las miniaturas, en ningún caso pretenden ser exhaustivos, ni estudios sobre el período de que se trate. Sólo trato de comentar sucintamente, el ambiente (histórico o imaginario) en que se movieron las figuras representadas.

Animado por amigos y familiares, y especialmente por mi amiga Kirei (artífice además, del soporte técnico que podéis ver), me decido a mostrar públicamente parte de mi colección. Continuaré añadiendo entradas periódicamente.

Llevado de mi impenitente cinefilia, me permito en algún caso, recomendar títulos que pueden ampliar datos a los posibles interesados en los temas tratados.

Espero que os gusten "mis" figuras. Si se os ocurre hacer algún comentario, sugerencia o rectificación, no dudéis en contactarme.

Mariscal de Francia y Tambor - Guerra 7 Años


En esta escena me ha parecido divertido unir lo superior y lo inferior del ejército francés del período de la Guerra de los Siete Años (1756-1763).

Así, podemos ver a Charles de Rohan, príncipe de Soubise y Mariscal de Francia, la más alta jerarquía del ejército por debajo sólo de Luis XV, acompañado de un joven y anónimo tamborilero, mientras marchan por los campos de Sajonia camino de Rossbach, sin sospechar que en las cercanías de esa ciudad se producirá la batalla del mismo nombre (1757), que se saldaría con la derrota de los franceses y sus aliados austriacos, a manos del genial Federico II de Prusia.


La Guerra de los Siete Años fue como una segunda parte de la Guerra de Sucesión Austriaca (1740-1748), cuyo resultado no había dejado satisfecha a ninguna de las partes. María Teresa de Austria pretendió recuperar Silesia, perdida por el Tratado de Aquisgrán a favor de Prusia. Para ello se alió a Rusia, Suecia y Francia. Posteriormente, intervino España, obligada por el "Pacto de Familia" firmado entre los Borbones.

A Federico de Prusia le apoyaban Inglaterra, Portugal y algunos principados alemanes, entre ellos Hannover, Brunswick y Hesse-Kassel. Recordemos que Alemania aún no estaba unificada. María Teresa era, a la vez que Reina de Austria, Emperatriz del Sacro Imperio Romano Germánico, por lo que varios estados alemanes, descontentos con su gestión, habían decidido apoyar al prusiano.


Particularidades de esta guerra fueron: primero, que se dirimió tanto en Europa como en África, Asia y América (debido especialmente a las rivalidades coloniales entre Inglaterra y Francia) y segundo, que significó una "inversión de las Alianzas" europeas con respecto a lo que había venido siendo tradicional.

Federico, tras obtener múltiples victorias, tuvo que pasar a la defensiva, vencido por una coalición austro-rusa en Kunesdorf (1759). Al año siguiente, los austriacos ocuparon Sajonia y los rusos Brandenburgo. Como además, Inglaterra suspendió su ayuda tras la muerte del rey Jorge II y la caída del primer ministro Pitt, Prusia estuvo al borde del abismo.


Sin embargo ("la fortuna favorece a los audaces", dicen), la Zarina de Rusia, Isabel, muere en 1762 y su heredero, Pedro III, admirador de Federico, cambia de bando, ofreciéndole su apoyo y devolviéndole los territorios conquistados. Tras su pronto asesinato, su esposa Catalina II abandona la guerra, lo que da a Prusia tranquilidad en su frente oriental. Situación que se asienta con la paz firmada con Suecia

Agotadas, Austria y Prusia firman en 1763 la "Paz de Hubertsburgo", por la cual, Silesia queda definitivamente en poder de Federico. El mismo año, Francia y España firman la paz con Inglaterra en París.


En definitiva, el conflicto terminó con la restauración del "status-quo" anterior a la guerra. Eso, en el contexto europeo; en el mundial, constituyó el asentamiento de Inglaterra en la India y la obtención de Canadá, a costa de Francia, que también perdía La Louisiana en beneficio de España. 

La Guerra de los Siete Años significó políticamente el reconocimiento de Prusia como gran potencia, y en lo militar, la copia de los modelos de combate prusianos por todos los países europeos. 

La pieza completa, con un elemento para su dimensionamiento. 

Los combates de esta guerra, están magníficamente reconstruidos en "Barry Lyndon" (Stanley Kubrick, 1975) que nos muestra su vertiente europea, y en "El Último Mohicano" (Michael Mann, 1992) donde se nos ofrece una visión del conflicto en América, con la participación de iroqueses, mohawks...



---oOo---



Las figuras, de "Front Rank Miniatures". 28mm.