Desde hace algo más de cuarenta años, vengo traspasando a figuras de plomo las influencias que libros, películas, ilustraciones e incluso "comics", han ido dejando en mí.

Las figuras que pinto, son en su mayor parte "miniaturas militares", ya que ha sido la Historia, especialmente la Antigua y Medieval, mi mayor fuente de "inspiración". Las escalas más frecuentes que utilizo, son las de 15, 25 y 28 mm. Son las mismas que utilizan los "wargamers", con los que coincido en la necesidad de representar grandes unidades en un mínimo espacio.

Los textos con que acompaño las miniaturas, en ningún caso pretenden ser exhaustivos, ni estudios sobre el período de que se trate. Sólo trato de comentar sucintamente, el ambiente (histórico o imaginario) en que se movieron las figuras representadas.

Animado por amigos y familiares, y especialmente por mi amiga Kirei (artífice además, del soporte técnico que podéis ver), me decido a mostrar públicamente parte de mi colección. Continuaré añadiendo entradas periódicamente.

Llevado de mi impenitente cinefilia, me permito en algún caso, recomendar títulos que pueden ampliar datos a los posibles interesados en los temas tratados.

Espero que os gusten "mis" figuras. Si se os ocurre hacer algún comentario, sugerencia o rectificación, no dudéis en contactarme.

Carro de combate - Panzerkampfwagen VI Tiger


La Segunda Guerra Mundial, no es, ni mucho menos, uno de mis períodos históricos predilectos. Está demasiado cercana en el tiempo y las heridas que abrió demasiado frescas, como para que me sea grato rememorarla.

Sin embargo, algunas de las máquinas bélicas que protagonizaron aquellos terribles años, poseen una belleza plástica que no me deja inmune. Dejando al margen la cruel  verdad de que son máquinas para sembrar muerte y destrucción, convendremos en que si se contemplan  como "elementos disuasorios", su presencia puede incluso, evitar "males mayores".


Aquí vendría a cuento, recordar el viejo aforismo de Vegecio: "Si vis pace, para bellum" = Si quieres la paz, prepara la guerra". Máxima que a muchos podrá parecer cruel y equivocada, pero que si la analizamos fríamente, se revela ciertísima.

Posiblemente, los amantes de la Historia Militar, el Maquetismo, el Wargame y el Miniaturismo seamos más pacifistas en realidad, que los "pacifistas" que no simpatizan con estas materias. Y ello porque conociendo la Guerra (las guerras), la tememos con "conocimiento de causa". Pero esto no es ser "militarista", no.

Bueno, vamos a lo que vamos...!


El nombre completo de este carro de combate fue Panzerkampfwagen VI Tiger I modelo E. Conocido comúnmente como "Tiger" y posiblemente el tanque más famoso, más temido y más armonioso del conflicto; fue el sucesor del Panzerkampfwagen V Panther (Pantera). "Panzerkampfwagen" es la palabra alemana para designar un "vehículo blindado de combate".

Ambos, el Panther y el Tiger, nacieron como respuesta a la potencia de los tanques soviéticos que los alemanes encontraron al invadir Rusia en junio de 1941. Especialmente el T-34 y el KV-1 habían impresionado a los altos mandos; por lo que a finales del mismo 1941, la Wehrmacht encargó a diferentes fabricantes el desarrollo de carros que pudiesen contrarrestar a los blindados rusos. 


De los dos prototipos presentados respectivamente por "Daimler Benz" y "M.A.N.", salió elegido el segundo, del que surgió el Panther. Por su parte, la casa "Krupp" y la "Henschel" presentaron dos proyectos de un blindado más pesado y mejor armado que el Panther, aunque más lento. Se eligió el de la "Henschel", que enseguida se bautizó como Tiger.

Se inició la producción del Tiger en agosto de 1942, y se interrumpió en agosto de 1944 en favor del Tiger II. Durante ese tiempo se produjeron 1.355 ejemplares. 


Armado con un cañón de 88 milímetros y dos ametralladoras de 7,92, tenía una altura de 3 metros, siendo su longitud de 8,45 y su anchura de 3,70. Su peso: 57 toneladas. Alcanzaba en carretera una velocidad de 40 km/hora. La dotación estaba compuesta por cinco hombres.

La chapa de su blindaje era de 100 mm. lo que le hacía inmune a 1.000 metros a cualquiera de los cañones existentes en ese momento.

En principio estuvo dotado de un sistema que le permitía atravesar en inmersión cursos de agua, pero no ofrecía suficientes garantías y se abandonó después de dotar con él 250 ejemplares. 

A vista de pájaro. O como le veían los cazabombarderos de la RAF.

Tuvo su bautismo de fuego en el frente de Leningrado el mismo año de 1942; posteriormente estuvo presente en todos los frentes europeos y en el Norte de África, alcanzando sus mayores éxitos en las llanuras rusas, donde la ausencia de obstáculos naturales, le permitía aprovechar al máximo el alcance de su pieza artillera, unos 1.600 metros efectivos.  

En el curso de la batalla de Kursk (la batalla de tanques más grande que ha visto la historia), durante julio y agosto de 1943, los Tiger destruyeron gran cantidad de T-34 y KV-1, aunque a la postre, debieron retirarse del campo de batalla, debido entre otros motivos, a la situación en Sicilia, donde el desembarco aliado hacía necesario su traslado al frente occidental.

Un pelotón de la Wehrmacht avanzando al amparo del Tiger.

Después del 6 de junio de 1944 (desembarco de Normandía), numerosas cantidades de unidades Tiger, fueron trasladadas a Francia. Allí jugaron un papel determinante en numerosas batallas defensivas, especialmente en la llamada "bolsa de Falaise".

Después de dejar patente su buen hacer durante la breve contraofensiva de las Ardenas, realizó sus últimas acciones defendiendo territorio alemán en los combates urbanos que precedieron a la rendición de Alemania en 1945.


De los numerosos colores en que fue pintado el Tiger, he elegido el que la Wehrmacht denominó "Dunkelgelb" RAL-7028; una variación de amarillo oscuro. Fue el color con que los blindados alemanes salieron de fábrica  entre 1943 y 1945. Posteriormente, podían añadirse  otros colores para efectos de "camuflaje". Los reglamentarios para aplicar sobre el "Dunkelgelb", fueron un rojo muy oscuro y un verde oliva (oficialmente: RAL-8017 y RAL-6003). 

Tamiya fabrica un color que "da" muy bien como "Dunkelgelb": el "XF-60".


El terreno oscuro en que he situado al Tiger, al igual que a los infantes, pretende sugerir un barrizal en los campos de Normandía durante los días de junio de 1944. Me refiero a las peanas, claro; el tapete es muy verde, ya... qué le vamos a hacer...

Las peanas de los soldados están realizadas sobre monedas de cinco céntimos de euro.


Algunas películas donde los carros de combate tienen un papel destacado: "La Batalla de las Ardenas" (Ken Annakin, 1965);  Patton (Franklin J. Schaffner, 1970); "La Cruz de Hierro" (Sam Peckinpah , 1977), donde se luce un T-34 ruso; y desde luego, "Los Violentos de Kelly" (Brian G. Hutton, 1970), donde (en clave de comedia) podemos ver como utilizar un Tiger para robar un banco.

El carro y las figuras con un elemento para dimensionarlos.

"Carros de Combate de todo el mundo" es un magnífico libro de Bruno Benvenuti y Fulvio Miglia, que como su nombre indica, aclara muchos conceptos sobre el tema. Está editado por Espasa Calpe y consta de numerosas ilustraciones. 


El carro de combate es de "Command Decision"; las figuras, de "Essex Miniatures" (15mm)