Desde hace algo más de cuarenta años, vengo traspasando a figuras de plomo las influencias que libros, películas, ilustraciones e incluso "comics", han ido dejando en mí.

Las figuras que pinto, son en su mayor parte "miniaturas militares", ya que ha sido la Historia, especialmente la Antigua y Medieval, mi mayor fuente de "inspiración". Las escalas más frecuentes que utilizo, son las de 15, 25 y 28 mm. Son las mismas que utilizan los "wargamers", con los que coincido en la necesidad de representar grandes unidades en un mínimo espacio.

Los textos con que acompaño las miniaturas, en ningún caso pretenden ser exhaustivos, ni estudios sobre el período de que se trate. Sólo trato de comentar sucintamente, el ambiente (histórico o imaginario) en que se movieron las figuras representadas.

Animado por amigos y familiares, y especialmente por mi amiga Kirei (artífice además, del soporte técnico que podéis ver), me decido a mostrar públicamente parte de mi colección. Continuaré añadiendo entradas periódicamente.

Llevado de mi impenitente cinefilia, me permito en algún caso, recomendar títulos que pueden ampliar datos a los posibles interesados en los temas tratados.

Espero que os gusten "mis" figuras. Si se os ocurre hacer algún comentario, sugerencia o rectificación, no dudéis en contactarme.

Mercenarios Montañeses - Los Tracios


En la península de los Balcanes, en territorios que hoy están repartidos entre Bulgaria, Grecia, Serbia y la parte europea de Turquía, estuvo establecido durante la Antigüedad el pueblo de los Tracios, ya mentado en los textos homéricos.

Nunca lograron una unidad como nación. Se trataba de un numeroso grupo de tribus a las que unía una misma lengua, una cultura y unas creencias religiosas similares. Entre las tribus más conocidas (cuyos nombres nos han llegado a través de historiadores griegos y romanos), estaban las de los getas, los bessos y los odrisios.

Tracia siempre tuvo gran importancia estratégica por ser el paso natural entre Europa y Asia,  así como un acceso al Mar Negro, por lo que su territorio fue disputado por varios pueblos tanto europeos como asiáticos. Los griegos colonizaron parte de sus costas, y en 510 aC. aproximadamente, los persas conquistaban el país como preparación para la proyectada invasión de Grecia.


El momento de máximo poder político y militar de este pueblo tuvo lugar bajo el rey Teres, de la tribu de los odrisios, que atacó Macedonia en el siglo V aC. Sin embargo los desacuerdos  entre las tribus, permitieron posteriormente, que los macedonios conquistaran el país. En el siglo III, serían los gálatas (celtas que se asentarían en Asia Menor), quienes lo dominaran. En el 19 dC. Roma ocupaba la región, y para el 46, bajo el imperio de Claudio, se convertiría en provincia romana.

Los tracios fueron un pueblo extraordinariamente belicoso. Los griegos suponían al dios de la Guerra, Ares (Marte) nacido en Tracia, y allí creían que residía habitualmente. Por esa belicosidad, fueron muy valorados como mercenarios en los ejércitos persas, griegos, macedonios y romanos.


En los primeros tiempos, los tracios lucharon como "peltastas", infantería ligera tocada generalmente con un gorro de piel de zorro, armada con un pequeño escudo en forma de media luna ("pelta") y varias jabalinas. Posteriormente, cuando fueron mercenarios en los ejércitos de los sucesores de Alejandro, en los siglos III-II aC.,lo hicieron como "tureóforos". Las figuras ilustran este período de su historia militar.  

El tureóforo, recibía el nombre de su escudo: el "tureo". Procedía de un modelo celta que también daría lugar al "scutum" romano, muy similar. Su arma ofensiva más característica, fue la "rompahia" (hay otras grafías), una larga hoja de hierro ligeramente curvada, enmangada en un asta que permitía blandirla a una o dos manos. Es lo que Plutarco denomina "espadas largas de grave peso". También portaban jabalinas.


Su casco, era una creación propia: el "casco tracio", que fue adoptado por griegos y macedonios. La metalurgia tracia fue muy apreciada, tanto en su faceta militar como en la orfebrería. Sus reyes y altos dignatarios solían usar corazas profusamente decoradas.


 La caballería en este período podía combatir sin armadura o con una ligera protección de cuero reforzado. Solían servir como caballería ligera en las alas, lanzando jabalinas, generalmente sin escudo. Al igual que los infantes, usaban el casco tracio. 


 Las figuras están pintadas pensando en reforzar el ejército de Perseo de Macedonia (que algún día terminaré) y que enfrentó sin éxito a las legiones romanas de Paulo Emilio en la batalla de Pidna, en 168 aC.


Después de varios siglos de romanización, Tracia fue devastada en el siglo III por los godos, en el V por los hunos, y entre los siglos VI y VII definitivamente colonizada por los eslavos.


---oOo---


Las figuras de "Essex Miniatures", 15 mm.