Desde hace algo más de cuarenta años, vengo traspasando a figuras de plomo las influencias que libros, películas, ilustraciones e incluso "comics", han ido dejando en mí.

Las figuras que pinto, son en su mayor parte "miniaturas militares", ya que ha sido la Historia, especialmente la Antigua y Medieval, mi mayor fuente de "inspiración". Las escalas más frecuentes que utilizo, son las de 15, 25 y 28 mm. Son las mismas que utilizan los "wargamers", con los que coincido en la necesidad de representar grandes unidades en un mínimo espacio.

Los textos con que acompaño las miniaturas, en ningún caso pretenden ser exhaustivos, ni estudios sobre el período de que se trate. Sólo trato de comentar sucintamente, el ambiente (histórico o imaginario) en que se movieron las figuras representadas.

Animado por amigos y familiares, y especialmente por mi amiga Kirei (artífice además, del soporte técnico que podéis ver), me decido a mostrar públicamente parte de mi colección. Continuaré añadiendo entradas periódicamente.

Llevado de mi impenitente cinefilia, me permito en algún caso, recomendar títulos que pueden ampliar datos a los posibles interesados en los temas tratados.

Espero que os gusten "mis" figuras. Si se os ocurre hacer algún comentario, sugerencia o rectificación, no dudéis en contactarme.

Asirios - El Ejército de Assurbanipal - Avance

Assurbanipal, rey de los asirios entre 668 y 627 antes de Cristo.

Aquí estamos de nuevo, a mediados de enero de 2014, y con bastante retraso sobre el calendario de publicaciones que tenía previsto. Este retraso se ha debido a dos razones: por una parte, a la demora inexplicable en la entrega del pedido de figuras asirias que tenía encargado a Essex (desde septiembre) a través de mi proveedor habitual de miniaturas; de tal manera que todavía hoy, parece ser que el pedido no se recibirá hasta febrero (y eso con suerte). No se puede entender tal retraso, que afortunadamente no es habitual.


Vista frontal.

Por otra parte, debido a problemas informáticos que me han tenido veinte días con el ordenador a medio (o nulo) rendimiento, problemas que tristemente no han tenido más solución que realizar un formateo total del disco duro; y luego otros cuantos días intentando reponer todo el software necesario para que esta parafernalia funcione debidamente. ¡Qué dura es la vida del miniaturista cibernético...!  :-)

Vista lateral-trasera.

El caso es que por tales circunstancias, el ejército asirio con el que pretendía abrir esta nueva tanda de entradas, está muy lejos de estar listo, ya que únicamente he podido pintar las figuras que tenía servidas con anterioridad a septiembre; y es por ese motivo que este post es un "avance" y no una "entrada normal".

Detalle del carro a medio montar, y muestra clarísima de la única manera de pintar por las dos caras a la vez una rueda de carro (o de cañón) sin pringarse los dedos.

Porque para más "inri", entre las figuras disponibles no contaba con un tipo de combatientes completo. Es decir: si hubiese tenido la infantería completa hubiese hecho una entrada dedicada a ella y posteriormente, otra con la caballería (como hice con el ejército persa aqueménida o con el de Saladino); pero ya digo: ha sido imposible. 

Assurbanipal mismísimo. Con su arco a cuestas y pensando en irse un rato con su carro a desgraciar leones, como le muestran los relieves de Nínive (hoy en el British Museum de Londres).

Así, que publico el carro de Assurbanipal, única pieza completa, barnizada y colocada en su peana definitiva, y varias instantáneas de otras figuras "en proceso" que esperan a sus compañeros para integrar sus correspondientes formaciones. 

El auriga, en el centro; a los lados dos lanceros, guardias de corps del rey.

Como la entrada quedaba escasa, y como los detalles de las figuras que forman la dotación del carro no se aprecian debidamente al estar "embutidas" en la caja del vehículo, os dejo también sus fotos previas al montaje. 

Infante pesado y oficial.

En próximos días publicaré otras cuatro entradas "normales" con otros grupos de figuras; y en la próxima tanda de publicaciones (en tres o cuatro meses, espero) supongo que me habrán servido el pedido pendiente y podré mostraros el ejército de Assurbanipal  acabado y contar algunas "batallitas" al respecto. 

Infantería auxiliar aramea.

Las figuras están pintadas con mi técnica habitual: colores base de Vallejo y "luces" de esmaltes Humbrol. Sin embargo, los metales, para los que hasta ahora utilizaba Humbrol también, los he resuelto con oro y plata de "Bona Pint", eso sí, oscureciéndolos convenientemente, porque aplicados puros, brillan demasiado.

Arqueros ligeros, respectivamente: asirio, arameo y babilonio.

Y es que "Humbrol" ha debido variar la composición química de sus "metales" y ahora, la pintura se "plastifica" al poco de abrir el bote. No es que "se seque" (que también, todos los colores de Humbrol se secan bastante rápido) es que como digo, se transforma en una masa plástica que no hay manera de que diluya convenientemente por mucho aguarrás que le echemos. Y eso a las pocas horas de uso. Menos mal que el resto de colores siguen teniendo la calidad de siempre (de momento).

Vista trasera de los mismos.

Este detalle de los "metales" no lo he apreciado en un par de botes, no. De ser así, podría tratarse de una "partida" defectuosa. Lo he constatado a lo largo de unos meses, comprando en diferentes sitios; es por eso que pienso que han variado la composición y ya no son los fabulosos "metales" que solían fabricar. Ahora son... otra cosa. Primero fueron los de "Titán" con su barniz mate, que ya no es mate, y ahora los de Humbrol fastidiando con los metales. ¿Qué fabricante de materiales nos fallará después? Lo que decía al principio: la vida del miniaturista cibernético es muy dura...  :-) 

---oOo---

Las figuras, de Essex Miniatures, como casi siempre. No en balde es mi marca favorita en lo que a figuras de 15mm se refiere. Aunque si los pedidos se siguen retrasando de la brutal manera que lo han hecho en esta ocasión, posiblemente cambie de "favoritos". Vaya, estoy protestón hoy. Pero es que "me pinchan", coñe...!