Desde hace algo más de cuarenta años, vengo traspasando a figuras de plomo las influencias que libros, películas, ilustraciones e incluso "comics", han ido dejando en mí.

Las figuras que pinto, son en su mayor parte "miniaturas militares", ya que ha sido la Historia, especialmente la Antigua y Medieval, mi mayor fuente de "inspiración". Las escalas más frecuentes que utilizo, son las de 15, 25 y 28 mm. Son las mismas que utilizan los "wargamers", con los que coincido en la necesidad de representar grandes unidades en un mínimo espacio.

Los textos con que acompaño las miniaturas, en ningún caso pretenden ser exhaustivos, ni estudios sobre el período de que se trate. Sólo trato de comentar sucintamente, el ambiente (histórico o imaginario) en que se movieron las figuras representadas.

Animado por amigos y familiares, y especialmente por mi amiga Kirei (artífice además, del soporte técnico que podéis ver), me decido a mostrar públicamente parte de mi colección. Continuaré añadiendo entradas periódicamente.

Llevado de mi impenitente cinefilia, me permito en algún caso, recomendar títulos que pueden ampliar datos a los posibles interesados en los temas tratados.

Espero que os gusten "mis" figuras. Si se os ocurre hacer algún comentario, sugerencia o rectificación, no dudéis en contactarme.

Modelando con masillas, arcillas y otros potingues.


Uno de esos días en que acabas de terminar un grupo de figuras y te pones a pensar en qué diablos vas a pintar después... y entonces, de casualidad, entre los bártulos que ocupan la mesa de trabajo, te llama la atención un paquete de masilla que hace tiempo que no usas... y antes de ser consciente de lo que haces, lo has abierto y has empezado a modelar... así, a lo loco. Y lo que en principio parecía que iba a ser un rato, se convierte en tres días modelando chorraditas. 

Empecé con el "Fimo" y con la imaginación puesta en elementos que pudiesen  encontrarse en un "dungeon", en pasadizos profundos y cavernas ocultas en las entrañas de la tierra. Elementos que sirvieran, además, para complicar la vida a los jugadores de una partida de "rol". 

Por ejemplo: setas. Porque se supone que éstas son setas "telepáticas" que con una mala tirada de dados te pueden dejar paralizado un buen rato. Y si en el intermedio llega un maligno y hambriento habitante del dungeon... no te cuento.


Las setas demostrando lo bien que quedan como fondo escenográfico para un enanito. El enano formaba parte de un proyecto (que veréis próximamente) donde figuraban tres de su raza; y el proyecto al final, se quedó con sólo dos enanos.


Extrañas "plantas mutantes". Inspiradas directa y libremente en "la caverna de los huevos" de "Alien". La textura final, tanto del cuerpo de las plantas como del terreno, está conseguida a base de "Aguaplast Fibra".


Al acercarte a ellas... pues lo clásico: en función de la tirada de dados, igual te salta a la cara un alien chiquitillo, un inspector de Hacienda o Joselito cantando una saeta. No sé qué será peor...


Y un tentáculo surgiendo de improviso de una charca subterránea también puede evidentemente, suponer un terrible peligro para cualquier rolero de pro. También podría representar una "alegoría del retorcimiento", sí; pero la verdad es que queda amenazador si lo imaginas en movimiento y con una altura de tres metros.

El tentáculo (inspirado en un comentario de un compañero de "La Armada"), es puro "Fimo"; la base (una vez más), Aguaplast Fibra.


Algo que complica mucho el trabajo con el "Fimo" es que una vez modelada la pieza (y antes de pintarla), hay que meterla al horno para que endurezca, como sabréis. Lo cual es un latazo que me saca del estudio para meterme en la cocina, cuestión que no me hace ninguna gracia; por lo que llegado a este punto, cambié de tercio y pasé a hacer algunas chorradicas con la siempre agradecida "Pasta Das", que pringa mucho, sí... pero no hay que hornear nada.

También cambié de "ambiente" y me dediqué a elementos que pudieran servir de escenografía para "wargames".   


Lo primero fue este ídolo bárbaro (demasiado "bárbaro" incluso), punto de reunión para los cánticos guerreros de los antiguos germanos.


Los antiguos germanos, dando fe de lo dicho anteriormente. La figura está inspirada en antiguos ídolos germano-eslavos tallados en madera. En mi interpretación, he preferido darle apariencia de piedra. 


Y esto, evidentemente, es un cenagoso pantano. Pasta Das; los matojillos están hechos con pinceles viejos. Poco que añadir... terreno intransitable, por supuesto. 


Una colina. Vista desde el lado con acceso a la cima. Aquí, para texturizar, recubrí la Pasta Das con Dark Earth de Vallejo. 


La colina, desde el lado inaccesible. Base gris oscuro de Vallejo y un pincel seco con gris claro de Humbrol. El resto, césped ferroviario, que siempre queda bien.


Para que se aprecie el tamaño de la pieza, colocamos en la cima un grupo de arqueros ingleses de la Guerra de los Cien Años (15mm).



Y llegado este momento, me cansé de las masillas y volví a pintar soldaditos... que me divierte más. ;)



---oOo---