Desde hace algo más de cuarenta años, vengo traspasando a figuras de plomo las influencias que libros, películas, ilustraciones e incluso "comics", han ido dejando en mí.

Las figuras que pinto, son en su mayor parte "miniaturas militares", ya que ha sido la Historia, especialmente la Antigua y Medieval, mi mayor fuente de "inspiración". Las escalas más frecuentes que utilizo, son las de 15, 25 y 28 mm. Son las mismas que utilizan los "wargamers", con los que coincido en la necesidad de representar grandes unidades en un mínimo espacio.

Los textos con que acompaño las miniaturas, en ningún caso pretenden ser exhaustivos, ni estudios sobre el período de que se trate. Sólo trato de comentar sucintamente, el ambiente (histórico o imaginario) en que se movieron las figuras representadas.

Animado por amigos y familiares, y especialmente por mi amiga Kirei (artífice además, del soporte técnico que podéis ver), me decido a mostrar públicamente parte de mi colección. Continuaré añadiendo entradas periódicamente.

Llevado de mi impenitente cinefilia, me permito en algún caso, recomendar títulos que pueden ampliar datos a los posibles interesados en los temas tratados.

Espero que os gusten "mis" figuras. Si se os ocurre hacer algún comentario, sugerencia o rectificación, no dudéis en contactarme.

Guerras Napoleónicas - Británicos - Infant. de línea


En esta foto (hecha con intención de que se aprecie la dimensión real de las figuras), podemos ver lo que los "wargamers" llaman "un grupo de mando". En este caso, un teniente coronel (mandaba un regimiento), dos abanderados (los regimientos británicos solían llevar dos banderas: la "del Rey", que era la "Union Jack" con la sobreimpresión del número del regimiento en cuestión, y la "Regimental", con los colores propios de la unidad); por último el tambor, que solía llevar en la guerrera los colores del cuello y las bocamangas invertidos con respecto al resto de la tropa.


El regimiento se dividía en un número variable de batallones, pero por lo común, eran dos. Cada batallón se dividía en diez compañías de 50 hombres cada una, siendo ocho de ellas, de fusileros (o de centro), una de granaderos y otra de "ligeros". Vemos aquí el avance del batallón precedidos por los "ligeros" que les sirven de avanzadilla.


Los fusileros llevaban como distintivo en el "shakó" un plumero blanco y rojo. Esto era común para todos los regimientos; lo que distinguía unos de otros, era el color de las bocamangas y el cuello. Por cierto, el que estamos viendo es el "XXXV Regimiento de Infantería de Línea".


A la izquierda, los granaderos, con plumero blanco. Eran los hombres más veteranos y entrenados de la unidad y solían marchar en retaguardia. A la derecha "los ligeros" o "tiradores", con plumero verde. Una curiosidad: mientras las compañías de fusileros y granaderos llevaban un tambor, las de "ligeros" se acompañaban de un corneta.


Vemos aquí a las compañías de centro del IV regimiento, en la formación en que solían enfrentar  a la caballería enemiga: en dos líneas. La primera, rodilla en tierra y bayoneta por delante, la segunda disparando. En ocasiones, si veían peligrar sus flancos, formaban "en cuadro".


Estos hombres al mando del general Wellington, fueron los que vencieron a Napoleón. Primero en España; con apoyo de "las guerrillas" españolas, sí; pero reconozcamos que las guerrillas solas lo hubiesen tenido muy difícil con los franceses en casa y parte de los compatriotas apoyándoles, si no hubiese sido por la intervención británica. La derrota en España se sumó para desgracia del Emperador, con la "debacle" en Rusia. Y de ahí a la abdicación y a Elba.

Y cuando el gran corso escapó del destierro y reorganizó su ejército en lo que se llama "el Imperio de los 100 días", fueron también los británicos de Wellington (si bien con el apoyo decisivo de Prusia), quienes le vencieron en Waterloo. Esta vez le mandaron a Santa Elena. Y de allí ya no volvió.


Las figuras, de "Essex Miniatures". 15mm.