Desde hace algo más de cuarenta años, vengo traspasando a figuras de plomo las influencias que libros, películas, ilustraciones e incluso "comics", han ido dejando en mí.

Las figuras que pinto, son en su mayor parte "miniaturas militares", ya que ha sido la Historia, especialmente la Antigua y Medieval, mi mayor fuente de "inspiración". Las escalas más frecuentes que utilizo, son las de 15, 25 y 28 mm. Son las mismas que utilizan los "wargamers", con los que coincido en la necesidad de representar grandes unidades en un mínimo espacio.

Los textos con que acompaño las miniaturas, en ningún caso pretenden ser exhaustivos, ni estudios sobre el período de que se trate. Sólo trato de comentar sucintamente, el ambiente (histórico o imaginario) en que se movieron las figuras representadas.

Animado por amigos y familiares, y especialmente por mi amiga Kirei (artífice además, del soporte técnico que podéis ver), me decido a mostrar públicamente parte de mi colección. Continuaré añadiendo entradas periódicamente.

Llevado de mi impenitente cinefilia, me permito en algún caso, recomendar títulos que pueden ampliar datos a los posibles interesados en los temas tratados.

Espero que os gusten mis figuras. Si se os ocurre hacer algún comentario, sugerencia o rectificación, no dudéis en contactarme.

Un castillo en la frontera (Escenografía)


Me apetecía desde tiempo atrás montar y pintar un castillo como los dioses mandan. Es decir: un castillo completo, con varias torres, puente levadizo y demás. Por eso, cuando en una de mis tiendas predilectas encontré las piezas que forman el castillo (o cuarto y mitad de castillo más bien), que podéis ver, arramblé con ellas rápidamente con el propósito de volver posteriormente y adquirir otros lienzos de muralla, otras torres y en fin, completar la cosa.


Pero he aquí, que cuando un par de meses después volví al establecimiento, me comunicaron que el proveedor en cuestión (cuyo nombre no recuerdo) había dejado de fabricar este producto y que no les quedaban piezas de las recibidas anteriormente.


A punto estuve de tirar a la basura el lienzo de muralla y la torre que ya tenía. Pero luego pensé: "Bueno, si corto la muralla en dos partes, las coloco en ángulo recto y pongo la torre en el vértice, puede quedar algo bastante aparente...


 Así que ni corto ni perezoso, puse manos a la obra y "esto" es lo que resultó. Colocando la pieza en el borde de la mesa de juego, se puede representar un asedio bastante creíble. Regla imprescindible sería que los sitiadores no podrían atacar bordeando la muralla. Obvio, ¿verdad?  :)


En el adarve que traía la muralla original, ni de casualidad se podía tener de pie un soldado de 15mm, así que lo amplié con maderitas y lo soporté con más maderitas, como puede verse. 


Como el castillo solo, quedaba muy "soso", preparé unos cuantos soldados que sirvieran como guarnición y para dar color a la escena. Las peanas habituales para cuatro guerreros, cogen perfectamente en los adarves, pero de ninguna manera en la torre, así que monté a los soldados en peanas individuales de cartón.


No decoré las peanas de los soldados porque se supone que su función prioritaria sería vigilar desde torres y adarves, y en tales elementos no hay (normalmente) tierra ni yerba. Aunque la verdad es que si se sitúan sobre un terreno "natural", como el que rodea el exterior de las murallas quedan un poco raros. No sé, no sé...


La bandera que ondea orgullosamente sobre el ángulo de la torre es la de Alfonso VIII. Se supone que el castillo es uno de los que jalonaban la frontera con la tierra de moros en los días previos a Las Navas de Tolosa, batalla que hizo que Alfonso VIII fuese conocido como "El de las Navas", precisamente. 


Pero en previsión de que el castillo sea tomado por los musulmanes, o para poder representar una escena trescientos o cuatrocientos años posterior (el castillo seguiría ahí), la bandera no está fija. Si os fijáis, en el ángulo de la torre donde figura la bandera hay un pequeño cilindro hueco adosado (en realidad un protector de pincel), donde encaja el astil. Por tanto, llegado el caso no hay más que retirar la bandera y colocar otra.


Volviendo al tema de "Las Navas de Tolosa", uno de los mil proyectos (a largo plazo) que tengo pendientes es la realización de un ejército cristiano de tal período y otro musulmán, con sus almohades, sus andalusíes, sus fanáticos del norte de África... 


Y es el caso que tengo pintados hace la intemerata cruzados y musulmanes de Saladino, pero me gustaría hacer algo más específicamente peninsular. Bueno, la realización del presente trabajo me habrá servido de primera toma de contacto.



---oOo---



Las piezas que forman el castillo, como queda dicho, no recuerdo a qué fabricante
corresponden. Las figuras de soldados son de "Essex Miniatures", 15mm.



---oOo---