Desde hace algo más de cuarenta años, vengo traspasando a figuras de plomo las influencias que libros, películas, ilustraciones e incluso "comics", han ido dejando en mí.

Las figuras que pinto, son en su mayor parte "miniaturas militares", ya que ha sido la Historia, especialmente la Antigua y Medieval, mi mayor fuente de "inspiración". Las escalas más frecuentes que utilizo, son las de 15, 25 y 28 mm. Son las mismas que utilizan los "wargamers", con los que coincido en la necesidad de representar grandes unidades en un mínimo espacio.

Los textos con que acompaño las miniaturas, en ningún caso pretenden ser exhaustivos, ni estudios sobre el período de que se trate. Sólo trato de comentar sucintamente, el ambiente (histórico o imaginario) en que se movieron las figuras representadas.

Animado por amigos y familiares, y especialmente por mi amiga Kirei (artífice además, del soporte técnico que podéis ver), me decido a mostrar públicamente parte de mi colección. Continuaré añadiendo entradas periódicamente.

Llevado de mi impenitente cinefilia, me permito en algún caso, recomendar títulos que pueden ampliar datos a los posibles interesados en los temas tratados.

Espero que os gusten "mis" figuras. Si se os ocurre hacer algún comentario, sugerencia o rectificación, no dudéis en contactarme.

Aventureros Dungeonianos - Personajes Jugadores


En los viejos días del primer "Dungeon & Dragons" (que era un "rol puro", es decir, sin figuras de por medio), se jugaba "a pelo". Las aventuras se desarrollaban en la mente de los jugadores, dirigidos por el "Master",  y el único apoyo tangible con que se contaba (y eso en algunos casos), era un plano con la disposición del Dungeon. Plano que iba desarrollándose a medida que el juego avanzaba, ajustándose siempre al "Mapa" definitivo, oculto en todo momento por el Master.  Además estaban la "hoja de personaje" (donde los jugadores anotaban las características del aventurero cuyo rol desarrollaban) y los dados para resolver las cuestiones aleatorias. Y poco más.

Pero llegó más tarde el "Heroquest", donde ya contábamos con muñequitos de plástico que daban forma a los personajes, tanto héroes-jugadores como villanos y monstruos. Y poco después eran multitud los juegos de "mazmorreo con figuras" que se comercializaban. Como en paralelo, empezaron a llegar a las tiendas, miniaturas maravillosas (tanto en metal como en plástico) con las que se podía representar a cualquier héroe, así como todo tipo de bicho que apareciese en los correspondientes "bestiarios" (también conocidos como "Manuales de Monstruos"), fueron muchos los que dejaron de jugar, para dedicarse a "pintar minis de Fantasía". No había tiempo para todo...  ;)

Y yo, que hasta entonces sólo había pintado granaderos y húsares, legionarios romanos y vikingos (entre otras cosas más cercanas al wargame que al rol), me vi pintando (además de lo anterior), orcos, dragones y multitud de engendros fantásticos... pero a lo que vamos:

Los integrantes del primer grupo de Aventureros: Enano, Doncella Élfica, Paladín y Mago.

Después de pasar revista recientemente a mis miniaturas "dungeonianas", caí en la cuenta de que disponía de muchos monstruos, orcos y "bichos malos" en general. Pero sin embargo, el número de personajes "buenos" que militaba en mis filas era más bien escaso.

Así que para paliar tal escasez, me he agenciado unas cuantas figuras de héroes aventureros, que en unión de otras que tenía reservadas sin publicar aquí, me van a servir para dar forma al presente post.

Son en total ocho miniaturas, que he dividido en dos grupos de aventureros para evitar en cada uno de ellos duplicidad de razas y especialidades, ya que cuento con tres humanos (dos guerreros y un mago), dos elfos (más bien dos elfas), dos enanos y un hobbit. Entre todos ellos, quedan cubiertas las características básicas de los Personajes Jugadores, que según D&D, son (o eran): Fuerza, Destreza, Constitución, Inteligencia, Sabiduría y Carisma.

Todas las figuras son de "Reaper Miniatures" y en 28mm; indico las referencias correspondientes al final del apartado dedicado a cada miniatura. 


Y en primer lugar, tenemos al "Paladín". El Paladín es un héroe humano, un guerrero; pero no un guerrero descerebrado del tipo "mata-mata", sino un Caballero comprometido por juramento a defender el Bien durante toda su vida. 

Su juramento puede haberse efectuado en solitario, ante el altar de algún dios, o de forma colectiva, formando parte de una Orden Sagrada o Hermandad. Cuando un Paladín penetra en un Dungeon, Laberinto o Castillo ocupado por criaturas maléficas, su prioridad no es hallar tesoros ni riquezas, sino destruir toda traza de maldad que encuentre en su camino.


La capacidad de combate de un Paladín es alta. Pero dispone además de un alto grado de Sabiduría que le permite realizar pequeños conjuros, sanar heridas, descifrar inscripciones y otras habilidades más psíquicas que físicas. Los Paladines poseen un alto nivel de carisma y dotes de mando, por lo que suelen liderar los grupos de aventureros en que participan.


La pose en que se ha modelado la miniatura, me parece muy correcta y adecuada para deambular por pasadizos. Se ve al héroe avanzando alerta, pero no en postura espasmódica. Y es que (en mi opinión) no son nada apropiadas para un "dungeon" algunas figuras que vemos por ahí, representadas en mitad de un salto rocambolesco... o a punto de descargar un golpe terrible. Es agotador ver ese tipo de poses paroxísmicas durante toda una partida. 


La figura la pinté hace algún tiempo, pero no había tenido ocasión de publicarla aquí hasta ahora. Sí la publiqué en el Foro de la Armada, con ocasión del "Reto del Mes" de Enero de 2019, que se tituló "En-héroe" (en empate con otro tema).

(Metal. Referencia Reaper: Ashlan Fellthrust, Palladin - 03556)  


El Mago; el aventurero apropiado para enfrentar a no-muertos, ghouls, espectros o cualquier tipo de ser generado por la Magia Negra. También el personaje más capacitado para descifrar enigmas, leer inscripciones y oponerse a maléficos hechiceros o brujas.


Los Magos suelen portar objetos mágicos, amuletos, talismanes, pócimas curativas... toda suerte de cachivaches que en algún momento le pueden servir para salir airoso de uno u otro trance, con lo que todo el grupo de aventureros se beneficiará de su sabiduría y poderes. Es un buen compañero y suele llevarse bien con todas las razas no malignas. 


El objeto más valioso (no por su valor material, sino por su poder mágico) que acompaña a un mago, es su bastón. Para muchos de sus conjuros, es básico. No deja de ser una variación de la "varita mágica" de las hadas, con la que lo mismo conviertes a un príncipe en sapo que viceversa, pero al contrario que tales varitas, el uso del bastón es histórico y muy antiguo:  ya los antiguos sacerdotes egipcios y los druidas celtas solían ayudarse de estos artilugios para sus hechizos.


La pose de este Mago es un tanto forzada, pero la figura está perfectamente modelada y tiene una fuerza plástica indudable. Se le ve como un hombre maduro, pero fornido, y seguramente pueda pegar unos guantazos importantes... Lo que no se me ocurre, es el motivo por el que el escultor le ha dotado de una pequeña ballesta (que podemos ver a su espalda, en la foto anterior). Si hay (o hubo) algún mago "famoso por su ballesta", es algo que desconozco. 

(Metal. Referencia Reaper: "Ezren, Iconic Male Human Wizard" - 60002) 


Los Elfos (como sabemos) son inmortales... o casi. Porque pueden morir de pena, sí;  pero también por el hierro. Así que ya se preocupan ellos de dominar el empleo de varias armas, algunas tan complicadas en su manejo como la que vemos aquí, en manos de esta doncella élfica: una especie de mandoble que recuerda la "rompahia" de los antiguos tracios o el "falx" de los dacios. Armas por cierto, que debían conocer Peter Jackson y sus asesores, que ya dotaron con ellas (o con algo muy similar) a sus formaciones élficas desde la primera película de la saga de ESDLA.


Los Elfos tienen un poder de percepción muy acusado. Pueden oír sonidos inaudibles para un humano, y ver nítidamente a grandes distancias. Igualmente, pueden percibir presencias ocultas. Se llevan bien con humanos y hobbits, pero no tanto con los enanos.


Los Elfos están versados en artes mágicas, lo que unido a su habilidad con las armas y a su inteligencia, les hace unos aventureros con amplias posibilidades de sobrevivir a cualquier aventura "dungeoniana".  


Con excepción del rostro, que sin ser feo, tiene cierta expresión de despiste que no he podido disimular con la pintura, la miniatura de la doncella élfica tiene un modelado muy bueno y la pose es apropiada para el "mazmorreo".  

(Metal. Referencia Reaper: "Vale Swordsman, Elves" - 14323)


Los Enanos son una raza que viene muy bien en el Dungeon cuando de encontrar puertas secretas y trampas ocultas se trata. Residiendo habitualmente en grandes grutas y cavernas, su conocimiento de las propiedades de la piedra, les permite detectar cualquier anomalía sospechosa tanto en pasadizos artificiales como en telúricas galerías.


El factor de combate de los enanos es medio-alto, pero es su resistencia y arrojo lo que les convierte en formidables luchadores; y muchos orcos y goblins, con los que han coincidido en túneles y galerías mientras construían sus "casas de piedra", han perecido bajo sus hachas o martillos de guerra. Los enanos no suelen llevarse bien con las demás razas, pero cuando entablan confianza, pueden llegar a hacer gran amistad con humanos, elfos o hobbits.


Es ésta una de las figuras del presente post que más alegrías me ha dado a la hora de pintarla. Porque (pese a ser plástico) las "rebabas" eran muy escasas y los detalles están muy bien trabajados. Ejemplo de esto: la foto de arriba a la derecha, donde vemos claramente representada en el escudo, la bebida favorita de estos pequeños muchachotes.

(Plástico. Referencia Reaper: "Fullumbar Ironhand" - 77011)


Aquí arriba, el segundo grupo de Aventureros: Hobbit, Guerrero, Elfa (o Elfina) y Enano. Es un grupo donde el factor "magia" se reduce a los conocimientos de la doncella élfica. 


El Héroe "mata-mata". El tipo de Aventurero más usado por los jugadores, por lo efectivo. Personaje un tanto histérico y "bruto", pero que precisamente por eso, a la hora de combatir "a lo bestia", tiene pocos rivales que le puedan hacer frente. Otra cosa es cuando se trata de analizar riesgos antes de pasar a la acción; su impetuosidad y falta de reflexión le pueden meter en berenjenales peligrosos...


... pero su alto factor de combate y su nivel de resistencia (puntos vitales llamábamos antes a tal característica), pueden permitirle salir airoso. He optado para este tipo de aventurero por una apariencia "medieval", aunque su rol puede ser desarrollado por el tipo "bárbaro". Pero con este "look del medievo" puede hacer (llegado el caso) equipo con el Paladín, quedando la pareja más "homogénea" de lo que quedaría con un héroe "a lo Conan". 


Es un tipo de aventurero, que si arriesga en solitario en una galería repleta de trampas, tiene muchas opciones de morir en su interior, ya que sus niveles de percepción, inteligencia y sabiduría, son más bien escasos. Sin embargo, su carisma es alto y puede congeniar con casi todas las razas.

Y es ésta otra figura que tenía pintada desde hace tiempo sin publicar aquí. En este caso, publicada en La Armada, durante el "Reto del Mes" de Octubre de 2018, que se títuló "Octubretonia".

(Metal. Referencia Reaper: "Ardellen, Ranger" - 03512) 


Aunque el arma favorita de los Elfos, y especialmente de los que habitan los Bosques, sea el arco, las flechas de poco sirven entre recodo y recodo de un dungeon. Por eso, al internarse en pasadizos y galerías, la mayoría de ellos prefieren dotarse de una buena espada, y a ser posible de un escudo.


He elegido miniaturas femeninas para representar Elfos, simplemente porque sus figuras me parecieron mucho más sugerentes que las masculinas que pude ver cuando busqué material para este Post. El modelado de esta miniatura (en plástico), deja muchos detalles poco acabados. Consecuentemente, al pintarla, hay que "inventar" bastante. Supongo que el mismo modelo en metal, sería más agradecido en su pintura, pero no lo encontré.


 La pose es sugerente y mazmorrera, y llama la atención el diseño del escudo, ciertamente atractivo. Aunque por otra parte, se trata de un escudo un poco "tonto"... porque mira tú qué triste sería que te metiesen una cimitarra orca en las tripas a través de su bonita apertura central.  ;)

(Plástico. Referencia Reaper: "Aviriel, Female Elf" - 77070)


Aquí tenemos un enano especialmente colérico y caprichoso. Colérico, porque no hay más que verle la cara; caprichoso, porque en lugar de portar un hacha o un martillo de guerra, como casi todos sus parientes, él prefiere una buena lanza. Lanza maciza y pesada, eso sí, con la que no dudamos podrá hacer maravillas.


La faceta negativa de los enanos es su excesivo amor a las gemas y al oro; hasta el punto de que la codicia les puede hacer olvidar las más elementales normas de prudencia y educación. Si queremos hacer amistad con un enano y participar con él en una aventura, tendremos previamente que asegurarle, que al salir del dungeon, habrá tenido ocasión de ampliar crematísticamente el contenido de su bolsa.


Una figura con un modelado exquisito y con una expresión facial plenamente conseguida. De esas miniaturas que "se pintan solas", vaya. La publiqué por primera vez, en La Armada durante el "Reto del Mes", de junio de 2018, que se tituló "Junio-r". Se trataba de pintar personajes jóvenes o pequeños. Obviamente, opté por lo segundo.

(Metal; Referencia Reaper: "Kragmarr, Guard Krgmr" - 14596)


Llámese halfling, mediano o hobbit, es éste un personaje empleado en los dungeons cuando se trata de pasar desapercibido, de colarse subrepticiamente en una cueva, en un palacio o en la mansión de un ogro. Sus puntos fuertes son la agilidad y la capacidad de ocultarse.


El Hobbit no tiene altos factores de combate y fuerza, pero generalmente es valiente, y no dudará en adentrarse junto a sus compañeros de otras razas en cualquier antro maligno, por peligroso que parezca. Tampoco dudará en adelantarse al grupo para explorar el terreno. Eso sí, previamente habrá que "animarle".  


Se ha equiparado al hobbit en algunos juegos y realizaciones televisivas, con "el ladrón" (y recordemos el epíteto de "saqueador" que otorgaron los enanos a Bilbo Bolsón). Tal relación no parece justa; los ladrones, ya sean de guante blanco o de navaja en mano, ya sean de "gürteles" o de "eres", son personajes egoístas y deleznables, los hobbits, no. Y además, los hobbits, no roban... sólo "recuperan" lo robado por otros, ya sean dragones, orcos o recaudadores de impuestos.  ;) 

(Plástico - Referencia Reaper: "Hellakin Goregutter, Halfling Rogue" - 77165)


---oOo---


Aparte las cuatro razas clásicas que he representado aquí (Humanos, Elfos, Enanos y Hobbits), existen otras que también pueden ser utilizadas como Aventureros; por ejemplo: gnomos, elfos oscuros, semi-orcos o  semi-elfos. Del mismo modo, además de paladines o guerreros, exploradores o magos, existen otras especialidades en las diferentes razas, como clérigos, hechiceros, bardos, pícaros, monjes o druidas,  entre otras.

De manera que podemos encontrar enanos-magos, hobbits-bardos o elfos oscuros-clérigos. La cosa se complica cuando vemos que han surgido últimamente personajes de juego (y sus consiguientes miniaturas) mezclando características de aventureros clásicos con seres malvados, tales como Elfos-Zombis, Magos-esqueletos o Paladines-Orcos.

Nada, yo me quedo con los clásicos-clásicos... lo que no quiere decir que si un día encuentro una de esas miniaturas descabelladas que me haga gracia, no me ponga alegremente a pintarla. XD

Pero de momento, dejo aquí el tema de los Aventureros del Dungeon y me dedico a otra cosa...


---oOo---


Todas las figuras son de Reaper Miniatures, como queda explícito anteriormente.
Reitero el asunto aquí, por si alguien viene directamente al final del post para 
ver el dato, sin leer "el rollo de los textos". Que ya nos conocemos...  ;)


---oOo---